La celebración del Año Nuevo es una de las fiestas de mayor popularidad en todo el mundo y la que mas desata emociones. No es secreto que esta fiesta despierta un gran interés entre la gente y que la forma mas popular de recibir el año es presenciando un gran espectáculo pirotécnico. Ciudades como Nueva York, Sydney, Londres o Rio de Janeiro son mundialmente famosas por sus fuegos artificiales, pero hay una ciudad que bien podría entrar a ese grupo y es Amsterdam. Pero, ya que tocamos el tema ¿por qué celebramos la Nochevieja el 1 de enero?

El calendario oficial por el que se rige la mayor parte del mundo, el Gregoriano, llamado así por su principal impulsor, el Papa Gregorio XIII, pasó a sustituir al calendario Juliano en 1582. Implantado en 46 a.C., el año comenzaba a finales del  mes de marzo y contaba 365,25 días, sumando un día adicional cada 4 años (el año bisiesto). Sin embargo para 1582, se había creado un desfase de 10 días ya que el tiempo real de cada año es de 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45,16 segundos. Para ajustar este desfase se adoptó el calendario Gregoriano.

Leidseplein, Amsterdam

La capital holandesa da comienzo a la temporada navideña a partir del 29 de noviembre y la ciudad se transforma en un espectáculo de luces durante sus días mas oscuros. El ambiente en las calles es inigualable y sus famosos canales, muchos de los cuales llegan a congelarse, dan pie a la fiebre del patinaje sobre hielo.

Uno de los lugares mas populares de Amsterdam para recibir el año nuevo es Leidseplein. Esta plaza es un área dedicada al entretenimiento nocturno, y en Navidad, además del tradicional mercadillo donde se consiguen todo tipo de dulces holandeses, se instala una pista de patinaje sobre hielo. Si los deportes de invierno no es lo que buscas, la zona está a rebosar de gente entre los bares, tiendas y coffee shops. Para variar de ambiente, a pocas calles se haya Rembrandtplein, plaza que hace homenaje a uno de los pintores mas destacados de Holanda, y que durante las doce campanadas se transforma en una explosión de luz y sonido.

Plaza Dam, Amsterdam

Otro punto neurálgico de Amsterdam para ver los fuegos artificiales de Nochevieja es la plaza de Niuewmarkt. Ubicada en el Chinatown, está presidida por De Waag, un edificio de la época medieval y antigua puerta de la ciudad amurallada. Aquí es famoso el mercadillo de hierbas, especias, libros, y flores, muchas flores por doquier. Aunque el sitio preferido de muchos holandeses para recibir el año es la Plaza de Dam. Antigua lugar de una represa del Río Amstel (recordemos que una buena parte de Holanda se encuentra bajo el nivel del mar) es actualmente la Plaza de mas importancia dentro del centro histórico de Amsterdam y el sitio donde la fiesta alcanza mayores proporciones.

En cualquiera de los sitios que escojas para ser testigo de esta fiesta que sólo ocurre una vez al año, el espectáculo está garantizado, y es perfectamente posible planearlo con una escapada de fin de semana. La oferta de Hoteles en Amsterdam es lo bastante amplia para poder encontrar alojamiento en el centro y no perderte un sólo momento de una de las mejores Nocheviejas de todo el mundo.

Por: Ricardo Ramírez Gisbert

Tags: , , , , , ,